Recreemos una escena típica para entender qué lo que propone el turismo de silencio:

  • “Paco, mi hermana se ha apuntado a un crucero. A ver cuando me llevas a uno para relajarme”.
  • “¿A un crucero pa qué Mari?, ¿ahí te vas a relajar?: súbete al barco, busca el camarote, simulacro de hundimiento, busca la piscina, busca el camarote otra vez, bájate del barco, súbete al autobús, bájate del autobús, persigue al guía, súbete al autobús otra vez… y así todo el día y, cuando llegas derrotado al barco, el animador te da la brasa para que hagas. Si al final vas a necesitar unas vacaciones de las vacaciones”.

turismo de silencio excursiones cruceros estress

Y la verdad es que a Paco no le falta parte de razón. Hemos llenado tanto de actividades nuestras vacaciones que turismo y descanso ya no son necesariamente sinónimos. Hay que ver tal museo, aquel monumento, la casa donde nació menganito y donde mataron a fulanito sin olvidar ir a tomar café donde iba a tomarlo nosequién. Y al final entre tanto ajetreo se te olvida disfrutar lo que estás viviendo.

Pero los viajeros ya se han dado cuenta de ello y cada vez más valoran los destinos donde practicar el turismo de silencio y relax para descansar cuerpo y mente por unos días. Sin que eso signifique necesariamente dejar de disfrutar de los atractivos del destino.

El Turismo Slow. Disfrutar del momento sin prisas ni agobios.

Fue una de las primeras corrientes que surgió en este sentido y nace de la filosofía del mismo nombre. Propone olvidarnos de los programas de visitas en los que hay que conocer todo lo que ofrece una gran ciudad en 48 horas.

Apuesta por las estancias largas en el mismo destino y que sean nuestros pasos los que nos guíen para descubrirlo. Sin prisas y observándolo todo con detenimiento.

turismo de silencio filosofía slow

Claro que puedes hacer visitas a lugares de interés, pero sin marcarte horarios y tomándotelo con calma. Como resultado de deleitarse con cada detalle se obtiene una experiencia más placentera y significativa y en la que es más sencillo involucrarse con la comunidad local.

Los turistas slow también prefieren el alquiler vacacional a los hoteles como parte de vivir la experiencia turística de manera más auténtica.

La filosofía slow es más completa y defiende, entre otras cosas, el consumo de productos típicos en negocios tradicionales, ciudades pequeñas tecnológicas pero sostenibles, incluso el consumo justo de la ropa que nos vaya a ser necesaria.

Turismo de silencio, para olvidarte del mundo.

Pero si el ingrediente indispensable que necesitas en tus vacaciones es el silencio, también tienes variopintas opciones. Empezando desde el viaje, todos conocemos los vagones del silencio del AVE, libres de conversaciones telefónicas ajenas.

turismo de silencio retiros

También hay hoteles que organizan retiros de silencio. En ellos sólo podrás hablar lo imprescindible y no tendrás acceso a wifi, ni a dispositivos móviles, ni a la televisión. En algunos se prohíbe incluso leer y escribir. Como recompensa podrás relajarte y descubrir a qué suena el silencio.

Turismo espiritual, para cuidar tu alma.

Si eres más tradicional o buscas la trascendencia de tu alma, otro tipo de turismo de silencio al que puedes recurrir es el turismo espiritual. Muchos monasterios ofrecen estancias en sus dependencias a quien quiera huir por unos días de la civilización. Eso sí tendrás que adaptarte a su modo de vida, actividades y horarios.

De este tipo de filosofía nacieron los murtra, espacios donde reflexionar en soledad y silencio repartidos por España y Latinoamérica, como Murtra Galilea en Chiclana de la Frontera.

turismo de silencio espiritual meditación

También te puedes encontrar a ti mismo haciendo en solitario el Camino de Santiago, en un templo budista, meditando en Machu Picchu o haciendo yoga en la India. Hay tantas opciones, que si no te encuentras es porque estás muy perdido.

Turismo de salud, para cuidar tu cuerpo.

Ya que te arreglas el alma, también te puedes cuidar el cuerpo de paso. Casi todos los grandes hoteles ofrecen ya servicios de relax y salud. Muchos cuentan con spa propio, donde recibir todos los tratamientos posibles que se puedan inventar desde una ducha que te arregla la espalda a untarte todos los potingues imaginables para mejorar el cutis.

Este tipo de turismo, aunque esté de moda no es nuevo, pues es heredero del tradicional turismo de Balnearios, aunque ahora le digan hidroterapia a lo de “tomar las aguas”.

turismo de silencio salud y belleza

Dos recomendaciones más para “ultras” del descanso.

Si crees que la historia ha tratado injustamente a Herodes, puede que los hoteles para adultos sean una buena solución para tus días de descanso. Aunque no hayas oído hablar mucho de ellos, basta echar un ojo a Google para darte cuenta de que hay una variada oferta. Y es que para algunos esos locos bajitos están, a veces, más locos de lo aconsejable.

Por último, si el descanso que te va es el eterno, puedes practicar el necroturismo. También es llamado tanatoturismo y consiste en visitar cementerios y disfrutar de su arquitectura, sus curiosidades y su paz y tranquilidad. Aunque no lo creas es muy habitual en Europa y de hecho hay una ruta europea por cementerios de más de 50 ciudades.

turismo de silencio necroturismo

Como ejemplo de este tipo de turismo está el Museo del Silencio, que no es más que el Cementerio General de Valencia, el cual oferta cuatro rutas temáticas por sus instalaciones en las que descubrir tumbas curiosas, símbolos, epitafios y personajes singulares que se hallan allí enterrados.

Cádiz, el destino ideal para el turismo de silencio.

Si lo piensas bien, en Cádiz podrás practicar todos estos tipos de turismo. Es ideal para el turismo slow, se puede ir a cualquier parte dando un agradable paseo, sus calles tienen rincones innumerables con los que deleitarte, tiene zonas tranquilas por las que deambular lejos del ruido y no hay una población local con la que sea más sencillo interactuar.

Para hacerte un tratamiento de hidroterapia la mejor opción es darse un baño en La Caleta y los potingues se los puedes untar a las tostadas mientras desayunas en una terraza, que al cuerpo le van asentar igual de bien por dentro que por fuera. Además puedes encontrar el silencio descansando tus pies en los bancos de alguna iglesia mientras admiras sus retablos barrocos…

…Al final la ciudad te atrapará de tal manera que te encontrarás a ti mismo viendo el atardecer desde una azotea y, aunque no hagas necroturismo, cuando llegues de vuelta a tu apartamento turístico podrás exclamar aquello de “muero en Cai”.

turismo de silencio Cádiz

Resumen
Fecha de publicación
Nombre
El turismo de silencio. La excentricidad de descansar en vacaciones.
Valoración
51star1star1star1star1star

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies